lunes, 30 de marzo de 2009

LA VIDA.. PASIÓN Y MOTIVACIÓN



La pasión por la excelencia es nuestra capacidad de amar los valores de orden superior para orientar nuestra conducta en busca de la excelencia.
Las personas pueden ser temidas o amadas, el amor y el temor son emociones; por ello el papel de las emociones es tan importante en la lucha por la excelencia.
La pasión pone sabor a nuestra vida, ¡qué seríamos sin pasión y sin emociones! El poder de la emoción es el que tiene capacidad de mover el tiempo, el espacio y hasta la voluntad de las personas.
La pasión nos hace disfrutar de la vida, nos da placer y pone a nuestro alcance motivos para hacer las cosas. En la pasión esta la motivación por la que hacemos.
La pasión es entusiasmo.
La pasión es vida, darle pasión a lo que hacemos es hacerlo nuestro, es entregarnos, poner en ello nuestros cinco sentidos. Sin motivos, la vida no existe, si no logramos trabajar y vivir apasionadamente, no seremos capaces de superar el dolor.
La pasión es excelencia porque es amor y es motivación.
El líder debe ser líder con pasión, y transmite emociones, emociona verlo, emociona hablar con él.
La búsqueda de la excelencia es buscar motivos en la pasión y darle emoción a lo que hacemos, controlando nuestros estado de ánimo a través de una visión, una misión, y unos valores que dan sentido y pertenencia a lo que hacemos.
Los líderes saben que la motivación es la esencia de toda organización, el líder debe ser dueño y señor de sus estados de ánimo.
La pasión es el mejor aliado de la excelencia, es el amor y la fuerza para superarse; sin pasión la vida pierde sentido humano.
Gobernarse a uno mismo es ser un líder, dominarse para poder aconsejar, es ser maestro de la vida y maestro de uno mismo para estar cerca de los demás y ser aceptado por todos como el mejor guía y el mejor consejero, es ganarse un espacio en la vida y en el corazón de cada uno de los que le rodean.
sheila morataya.

1 comentario:

J. eMe. dijo...

Intenso y cierto, muy cierto.

Besos